ARCHIVO del patrimonio inmaterial de NAVARRA

Andéraz

abarzuzaescudo.jpg
  • Denominación oficial:
    Andéraz
  • Tipo de localidad:
    Lugar habitado
  • Censo:
    11 (2014)
  • Extensión:
    0.00 km2
  • Altitud:
    602
  • Pamplona (distancia):
    45.00 Km
  • Datos oficiales de la localidad:
    Datos del lugar habitado de Andéraz: ver municipio de Abárzuza
  • Localidad superior:
    Abárzuza


Colegio y antes granja y molino de Abárzuza, en el histórico valle de Yerri, Merindad y Tierra de Estella. Tenía 10 habitantes en 1858; 12 en 1887; 16 en 1910; 22 en 1930: 41 en 1940; 173 en 1950; 57 en 1960; 34 en 1970 y 25 en 1981.
Antiguo lugar o granja de señorío nobiliario, enajenado antes de 1268 al monasterio de Iranzu por su titular Martín Iñiguez de Aibar. Parece que ulteriormente lo poseyó el linaje de Baquedano. En 1427 contaba con un solo fuego. Consta en 1786 con 10 habitantes y 7 en 1857.

 

PALACIO. Construcción manierista de la segunda mitad del siglo XVI, que viene a recrear una villa rusticae antigua y de ahí su disposición en con un cuerpo frontal del que avanzan dos alas laterales. Sus fachadas se estructuran en dos cuerpos y ático, destacando la perteneciente al ala oriental, que presenta portal y ventanas de esquema recto, en marcos de potente almohadillado de estirpe serliana, aunque los motivos ornamentales del Plateresco se mantienen en una de las ventanas del flanco sur, cuyos capiteles ofrecen cabezas de guerreros y querubines. Por todo ello, este palacio es una obra realmente excepcional dentro del Renacimiento navarro, si bien su aspecto actual desmerece por las reformas que en él se han efectuado en la presente centuria.
Históricamente, estuvo vinculado al noble linaje de los Baquedano, y resultó seriamente dañado en las guerras carlistas del siglo pasado. Según el Libro de Armería del Reino, en el siglo XVI el escudo lo formaban nueve paneles de oro, colocadas en tres filas de a tres sobre campo de azur..

IGLESIA. Cerca de él quedan los restos de la antigua iglesia del lugar, dedicada a Santiago, de posible origen medieval, pero que fue ampliamente reformada en el siglo XVI, todavía dentro de la tradición gótica. Se conserva parte de sus muros perimetrales con robustos contrafuertes prismáticos, de disposición diagonal los correspondientes a las esquinas, definiendo una especie de T, en cuyo interior existen unos pilares de capiteles lisos, posiblemente medievales, sobre los que aún se ven los arranques de unas arquerías molduradas y junto a ellas la parte inferior de los nervios y sus respectivas ménsulas de apoyo, pertenecientes las bóvedas del siglo XVI. Estas tuvieron claves decoradas con bustos de estilo expresionista, hoy expuestas en el jardín delantero del palacio.