NAFARROAKO ondare materiagabearen ARTXIBOA

Azagra

azagra.escudo.jpg
  • Izendapen ofiziala:
    Azagra
  • Herri mota:
    Municipio simple
  • Errolda:
    3818 (2016)
  • Hedadura:
    33.00 km2
  • Garaiera:
    292 m
  • Iruña (distantzia):
    77.00 Km
  • Herriaren datu ofizialak:
    Azagrako udalari buruzko informazioa: C/ Plus Ultra, 6. P. K.: 31560, Azagra. Tfnoa.: 948 692042 Faxa: 948 692511 E-posta: ayuntazagra.3008@cajarural.es


Zona no vascófona.

Limita al N con San Adrián, al E con Peralta y Funes y al S y O con Calahorra (Rioja).
El Ebro sirve de frontera al municipio por el O y S; describe meandros y forma una baja y amplia llanura aluvial, que sirve de asiento al regadío y cuya altitud es de 280-300 m. Yendo hacia el N y E afloran los yesos oligocénicos y oligo-miocénicos replegados y en gran parte recubiertos por los aluviones de las terrazas fluviales más antiguas, algunas de las cuales han basculado por halocinesis; las alturas oscilan aquí en torno a 400 m (443 en Espinar).

Clima 

El clima es de tipo mediterráneo-continental y se caracteriza por la acusada oscilación térmica invierno-verano, por la escasez e irregularidad de las precipitaciones y la aridez estival. Algunos de sus valores anuales medios más representativos son: 13º-15º C de temperatura, 400-450 mm de precipitaciones caídas en 40-50 días, y 725-800 mm de evapotranspiración potencial.

Flora

Nada queda de los bosques mediterráneos que originariamente cubrirían el territorio: lo que no fue talado y roturado para el cultivo agrario, fue degradado y transformado en pastizales y matorrales pobres. No hay otros bosques que las alamedas fluviales y los pinares de repoblación.


HERÁLDICA MUNICIPAL. En unas ejecutorias de un pleito que junto con Andosilla y Funes sostuvo contra Calahorra en 1540, figura su escudo de sable y un castillo de oro. En bordura de gules las cadenas de Navarra. Hoy usa de azur y un castillo de oro sobre una roca, con la inscripción ACAGRA. Bordura de gules con las cadenas del reino.

CASA CONSISTORIAL. La anterior Casa Consistorial, situada en la plaza, era un edificio del siglo XVIII, que fue derruido en 1958. La actual fue construida en 1956, en ladrillo y con diseño actual. Forma un chaflán en la confluencia de dos calles. Su fachada principal conforma una plaza de reducidas proporciones. Consta de planta baja y tres elevadas.
Su Ayuntamiento está regido por alcalde y diez concejales.

HISTORIA. En su término se han recuperado
diversos restos arqueoló­gicos pertenecientes a época roma­
na.

Su
nombre de origen árabe («la peña») recuerda los tres siglos de implantación musulmana.
La reconquista
cristiana del lugar pudo producirse a
comienzos del siglo XI,
cuando el rey Sancho Garcés III el Mayor consolidó el tramo de fronte­ra próximo a Funes. Bajo García el de Nájera y Sancho el de Peñalén fue centro
de uno de los distritos o «tenencias» del reino.

Sin embargo, el avance hasta Mi­lagro no se produjo hasta
finales de dicha centuria. Su prolongada fun­ción
de atalaya limítrofe debió de propiciar el
ascenso de una familia
de caballeros
que, arraigada en la
villa, iba a
tomar su nombre y que
en el siglo XII prestaría destacados servicios a
los monarcas de Navarra, Castilla y Aragón; en audaz empresa personal conquistaron además y rigieron el señorío de Albarracín. La población era en 1280 de señorío de realengo y debía una pecha anual que
sugiere un notable crecimiento demográfico:
600 sueldos, 150 cahí­
ces de trigo y
otros tantos de avena;
había una
minoría judía que deven­
gaba unos
derechos, siquiera míni­
mos, de escribanía, 6 sueldos. La «torre - y las
«cuevas» estaban encomendadas en
«honor» por el que se remuneraba al tenente
con 160 sueldos, 20 cahices de trigo, 40 de ceba
da y los derechos del horno regio. Habían adquirido heredades en el término
el monasterio de San Millán
de la Cogolla en el siglo XI y
el de
Irache en el siguiente y luego los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén; a estos últimos otorgó Sancho VII el Fuerte (1197) los «naveijos», quizá derechos de embarque, hasta Milagro. Carlos III dio (1403)
a su maestrehostal y consejero PedroMartínez de Peralta las pechas regias, que habían descendido a 515 sueldos,
100 cahices de trigo y 50 de cebada. En vista de la considerable regresión demográfica y la plaga de las
inundaciones, el mismo monarca condonó
(1411) durante diez años la
renta por
cuarteles y una parte de la
pecha.

Por cuenta de Juan II, Pierres de Peralta se apoderó de la villa (1467);y su viuda, Isabel de Foix,
la dejó en herencia (1504) a su prima la reina Catalina. Con todo, luego la
poseyó Alonso Carrillo de Peralta. El derecho
de patronato de la iglesia local
  había sido cedido por Carlos II(1408) a
Pierres de Peralta el viejo.

Durante toda la Edad Moderna fue villa sometida a régimen señorial,
ejercido al comenzar el XIX
por el marqués de Falces, quien
por
eso
designaba el alcalde ordinario, aunque a propuesta del pueblo. En 1850 tenía
escuela, dotada con 2.200 reales al año y se
le calculaban
12.000 robadas de tierra cultivada, de ellas 4.000 de
regadío que se destinaban a lino, cáñamo,
alubias, ha
bas y algo de trigo,
además de vid,
en tanto que el resto,
de secano,
producía únicamente vid y cereal.

Cada año se sembraban 7.000 robadas,
dejando en descanso el resto,
una parte (6.000) durante un año,  y otra (2.000) uno o dos. Se incluía en lo
dicho 100 robadas de árboles frutales, 200 de
viña con riego, 500
sin él y 100 de olivar. El trigo rendía comúnmente 5 por uno, el centeno 4 y el cáñamo 7
arrobas por robada. Había 8.000 robadas incultas, destinadas a pastos de propiedad común. Había barca para cruzar el Ebro, un
molino harinero, otro aceitero y telares de lienzos caseros.

En 1856 y 1874 hubo desprendimientos
de La Peña
–peñasco en el que se acoda Azagra– que produjeron daños humanos y materiales y
como amenazaba
repetirse se indujo a
la Diputación de Navarra a
derri
bar toda la mole rocosa incluido el castillo.

En  los años 20 de nuestro siglo
había dos escuelas, cinco fábricas de conservas vegetales, un molino harinero y de aceite; telares de lienzo casero,
una fábrica de yesos,
dos de chocolate, y un hospital sostenido con fondos municipales, entre otros servicios.
Se exportaban frutas, espárragos, tomate, pimiento, etc., para las fábricas de conservas de Calahorra y Logroño. «Tenían importancialos viveros de vid
injerta y la
elaboración de sus vinos
(...)». 

Es patria de fray Manuel de la Concepción

Enlaces a archivos de interés:

Archivo General y Real de Navarra

 

  
Archivo General y Real de Navarra 

 
 Archivo diocesano 

  
Archivo Diocesano del Arzobispado de Pamplona y Tudela

Portal de Archivos Españoles (PARES)     Portal de Archivos Españoles (PARES)

 

Enlaces a hemerotecas de interés:

Diario de Navarra    Hemeroteca del Diario de Navarra

 
Diario de Noticias   

   Hemeroteca del Diario de Noticias

 
Berria 

   Hemeroteca del Berria

 
Hemeroteca de la Biblioteca Nacional    Hemeroteca de la Biblioteca Nacional

 

Parroquia del Salvador. Se construyó en estilo gótico renacentista on nave única, cabecera pentagonal y capillas entre los contrafuertes, tdo ello cubierto a igual altura por bóvedas estrelladas. Antes de 1530 se documenta la participación el maestro de Peralta Juan

de Ilarregui y más tarde trabajaron  en ella los canteros Pascual de Izaguirre y Domingo de Igarzábal, cuyo heredero Domingo de Sa-gastizábal reclamaba pagos en el1658. De 1718 data la nueva sacristía que construyó José de Raón, vecino de Calahorra, y en 1734 Isidro Sánchez levantó un pórtico de ladrillo. El retablo mayor, junto con los laterales de San Francisco Javier y San Gregorio Ostiense, forman uno de los mejores conjuntos del barroco navarro, relacionados por traza y por su decoración con las obras tudelanas contemporáneas. En concreto el retablo mayor es obra documentada de Francisco de San Juan y Velasco y su hijo  José, escultores  de Tudela, en el año 1700.

Las pinturas del ático de los retablos laterales, tanto el lienzo de los Desposorios como el de la Predicación de San Pedro, las realizó el pintor de Calahorra José de la Fuente Santa María en el año 1730. Los retablos del Corazón de Jesús y de San José, por su parte, son obras gemelas fechables hacia 1680 en los comienzos del Barroco.

Basílica de la Virgen del Olmo. Es un edificio barroco de ladrillo que en el año 1680 estaban levantando Domingo Gutiérrez, vecino de Aza­gra, y Andrés Martínez, residente en San Adrián. Seis años más tarde Pedro de Alfaro construyó la sacris­tía. El retablo mayor, de estilo roco­có de la segunda mitad del XVIII, cobija una imagen de la Virgen del Olmo y una talla gótica del siglo XIV que sigue la tipología de la An­dra Mari.

Al término de Azagra pertenece también la Ermita de San Es­teban, del siglo XIV, muy transfor­mada. Hace mucho tiempo que des­apareció la de San Ginés.

Arquitectura civil: El casco urba­no presenta una traza longitudinal con calles estrechas e irregulares, cuyas casas ostentan algunos escu­dos.

Castillo. En época medieval, Azagra estuvo defendida por un cas-tillo y unas cuevas excavadas en la peña que servían de depósito refu­gio en caso de guerra. En 1265 este conjunto defensivo estaba a cargo de Jimeno Pérez de Azagra. Más tarde, en 1276, Lope González de Andosilla prestó homenaje a la rei­na Doña Juana en manos de Imber­to de Belpuch. En 1280 consta como alcaide Ramiro Gil de Lerín, que percibía por la retenencia 8 libras, 20 cahíces de trigo, y el tributo del horno de la villa. En los años en torno a 1300 aparece Ramiro Martínez de Arróniz, al que sucedió su hijo García Ramírez de Arróniz, que en 1321 tenía de asignación 6 libras y 30 cahíces. El merino infor­maba al recibidor en 1357 que el alcaide Juan Fernández de Rosas re­sidía en el castillo con sus compañí­as; estas inspecciones se realizaban periódicamente, para evitar posibles negligencias. En 1371 tenía la guarda Jimeno Martínez de Medrano, con 8 libras y 40 cahíces. Carlos III el No­ble confió el alcaidío a Diego Pérez de Mirafuentes, hidalgo de Mués, en 1387.

En 1430, con ocasión de la guerra con Castilla, defendió el castillo Pe­dro Martínez de Amatriain, maes­trehostal del Príncipe de Viana, con 3 hombres de armas y 10 ballesteros. Ese mismo año, la fortaleza fue en­comendada al pueblo por el rey Juan II, para que la reparasen con el producto de la primicia. En 1455 era alcaide García de Falces.

La villa y el castillo fueron empe­ñados a los castellanos por mosén Pierres de Peralta, exigiéndoles la garantía de que desde allí no causa­rían daño a Navarra. Por otra parte, se determinó que, caso de ser con­trafuero el empeño, debería echar a los castellanos.

En los primeros años del siglo XVI el señorío pertenecía a doña Isabel de Foix, viuda de mosén Pie­rres de Peralta, conservándose nota de los gastos hechos en reparar el castillo por los albaceas de dicha se­ñora en 1503-1505. Anteriormente había sido del conde de Lerín, a quien le fue confiscado por don Juan de Labrit, para otorgárselo al de Pe­ralta, como agramontés leal. En 1511 era titular del señorío don Alonso de Peralta, conde de San Esteban. A raíz de la conquista de Navarra por Fernando el Católico, un infor­me confidencial sobre las fortalezas del Reino incluía entre ellas «la villa de Açagra con su torre fuerte», per­teneciente al marqués de Falces.

La vieja torre del castillo, con al­gunos vestigios de muros defensivos, permaneció dominando la villa hasta 1874 en que desapareció por un desprendimiento de la peña. En los sótanos del castillo se hallaron una silla de montar del siglo XIV y algún otro objeto, conservados hoy en el Museo de Navarra.

Palacio. El palacio de Azagra consta como de cabo de armería en la nómina oficial del Reino. En 1631 pertenecía a Martín de Uroz y Azagra, según se ve en una ejecutorial de ese año. En 1699 se concedió la merced de llamamiento a cortes a don José de Zala y Peralta, que todavía en 1723 solicitó rebate de cuarteles. Nuevo rebate pidió don Felipe Lavid, vecino de Logroño, en 1745.

Según el Libro de Armería, en el siglo XVI el escudo era un león ram­pante de oro en campo de azur; bor­dura compuesta de ocho piezas de gules alternando con ocho dados de plata.